El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

CÓLICOS ¡INEVITABLES!

Uno de los motivos mas frecuentes por los cuales el bebé llora ¡y llora incontrolablemente!, al punto de generar nerviosismo en los padres, son los cólicos de gases. Aunque no se conoce realmente porque se suscitan, hay consejos para prevenir estos episodios que a veces dura dos horas seguidas.

La pregunta más frecuente es cómo reconocemos que nuestro hijo llora por un cólico de gases. Varias son las señales: la crisis de llanto es prolongada, intensa y aguda; se inicia al caer la tarde o en la noche, después de las tomas de leche; el bebé agita sus extremidades inferiores, cierra los puños, su abdomen esta tenso y abultado. Pero no vomita ni tiene diarrea.
La situación llega a ser tan inmanejable que los padres se desesperan y, a veces, acuden de emergencia a la clínica creyendo que se trata de un problema serio.
Los cólicos se presentan desde la segunda semana de nacidos, aunque puede ser antes, y duran hasta los tres primeros meses. Si los llantos continúan después del primer trimestre es necesario descartar otras razones.

CONSEJOS PARA MENGUAROS
. No obligar al niño a que termine todo el biberón y dejar que él sea quien regule la cantidad que necesita. No es recomendadle sobrealimentarlo.
. En algunos casos debe diluirse un poco la concentración de la leche.

CONSEJOS PARA ALIVIARLO
. Fundamentalmente, alimentarlo un lugar tranquilo, donde la madre sienta comodidad y se la transmita a su hijo.
. Ayudarlo a expulsar los gases. ¿Cómo? Cargándolo en posición vertical, después de haber lactad o tomado el biberón.
. Si tiene el abdomen distendido, relajarlo con un masaje para que sienta el contacto con su madre.
. Mecerlo suavemente puede ser un buen calmante. Existen columpios para bebés muy pequeños, que mantienen el control de la cabeza.

¡IMPORTANTE!
. El pediatra es el único indicado para diagnosticar que se trata de cólicos de gases, con una exploración física normal.
. Respecto a la medicación, no se a comprobado que sea eficaz a cierto por cieno.
. Jamás deberá utilizarse sedantes para calmar al bebé.

CAUSAS
Aunque no se han establecido las causas, los especialistas atribuyen los cólicos del lactante a ala inmadurez de su aparato digestivo. La teoría dice que recién al cabo de tres meses este problema amaina y luego desaparece.
Tanto los bebés lactantes como los que toman formula, lo sufren. En el primer caso porque no toleran algunos alimentos que las madres ingieren, como cafeína, chocolate y nueces, principalmente. Y en el segundo, porque no tolera las propinas de la leche de formula. En este caso, el pediatra debe ser el único autorizado para cambiar su alimentación.
Otros desencadenantes son las medicinas que la madre este tomando, así como cuando el niño ingiere la leche de su biberón de manera muy rápida, en menos de veinte minutos, porque los orificios del chupón son muy grandes.
Es una creencia que la madre que da de lactar debe evitar el brócoli, la lechuga, la legumbre y otros alimentos que producen gases; pero no se ha comprobado fehacientemente que sea un factor determinante para generar cólicos de gases en su hijo.


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad