El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

DEJALE ELEGIR SU PROPIA ROPA

Vestir a tu hijo no tiene por qué convertirse en una lucha diaria. Permítele practicar en la elección de su ropa, pero orientando sus elecciones. Así elegirá prendas adecuadas para poder salir a la calle sin pasar frío ni calor.
Es natural y comprensible que tu hijo que ya va siendo mayorcito, quiera opinar sobre la ropa que va a ponerse cada día.
Primero, porque él ve que eso es lo que haces tú, y ya sabes que siempre trata de imitarte en todo.
Segundo porque el momento de vestirse le da la oportunidad de demostrar que él también tiene voz y voto, y cualquier ocasión es buena para dejar patente su incipiente personalidad.
Y tercero, porque él ya tiene sus preferencias personales y éstas no tienen por qué coincidir siempre con las tuyas.
Al principio, sus gustos resultan simpáticos: “Qué gracioso, le encanta el buzo del osito.” Pero cuando cumple los tres años, pasa de tener un buzo favorito, un color favorito y…..un gusto espantoso. Coco Chanel decía que los vestidos iluminan la personalidad de cada uno. Y aquí está el problema: a esta edad, los chicos empiezan a descubrir su propia personalidad, y el ejercicio de decidir que les gusta y que no refuerza su autoestima. Si logran lucir las prendas que prefieren, se sentirán capaces de llevar adelante sus ideas y convicciones también en otros aspectos de su vida.
El vestuario expresa nuestro ánimo ¿A que cuando estamos más contentos tendremos a usar prendas de colores? A ellos le pasa exactamente lo mismo. La elección de la ropa no es un mero capricho infantil, sino que puede responder a ciertas necesidades ocultas para los adultos y difíciles de explicar para los pequeños. Si no,¿Por qué les gusta tanto disfrazarse? Porqué así se expresan tal y como quieren ser: como sus ídolos. Ya sean Batman o Spiderman, Barbie, etc.
Pero ¿Tenemos que dejar que nuestros hijos usen lo que quieran y cuando quieran, sólo porque están desarrollando su personalidad? Por supuesto que NO. Establecer límites es igual de importante que darles libertad. No pueden vivir sin ellos. Sin patrones ni adultos que manden y ordenen, su mundo se desestabilizaría y, a la larga, provocaría desórdenes en su personalidad. Además, no podemos tolerar que salgan a la calle con abrigo en verano o en mangas cortas en invierno, ni permitirles que lleven un aspecto inadecuado para ir a un determinado lugar.

CON UN POCO DE MANO IZQUIERDA, TODO IRA BIEN.
A pesar de los inconvenientes que este asunto puede suponerte (enfados, cambiar ropa en las tiendas, retrasos matutinos), que tu pequeño manifieste sus propios gustos es un indicio evidente de que va forjando su propia personalidad, de que ya se diferencia plenamente de ti (tanto, que es capaz de oponerse a lo que tu le dices), que es lo bastante abierto y comunicativo como para atreverse a contar lo que le gusta y lo que no. En otras palabras, de que va madurando emocionalmente.
Ahora bien, a los cinco años tu hijo todavía no tiene criterio para saber cual es la ropa más adecuada para cada día. Por eso no debe extrañarte que quiera llevar una camiseta y unos pantalones cortos en invierno o ponerse un jersey de lana en pleno verano.

DEBEMOS AYUDARLES A TOMAR DECISIONES
Dejar que los niños tomen decisiones adaptadas a su nivel de madurez (como quieren decorar su dormitorio, a qué les apetece jugar, cómo prefieren celebrar su cumpleaños) le beneficia por muchos motivos:
. Les hace ser más responsables y menos impulsivos.
. Les da seguridad en sí mismos
. Lesa ofrece una buena oportunidad para aprender de la experiencia, de sus propios aciertos y errores.
. Les convierte en personas abiertas, respetuosas y dispuestas a escuchar las opiniones ajenas.
Elegir juntos la ropa del día siguiente es un buen remedio para enseñarle a vestirse bien y no perder tiempo por la mañana.
Los niños eligen su ropa en función de la que llevan sus amigos, porque así se sienten más integrados en el grupo.

 


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad