El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

ESCUELA DE PADRES


Empiezo con este articulo lo que pretende ser una serie dedicada a la formación de los padres. A lo largo de las últimas décadas no se ha tenido muy en cuenta el efecto de los cambios sociales en la educación de los hijos y la necesidad de un cambio de enfoque en la forma de educar, lo que ha llevado a que un gran número de padres se sientan perdidos o desarmados a la hora de tratar con sus hijos. Este es el problema que pretenden abordar las numerosas escuelas de padres que están floreciendo estos últimos años, en los que afortunadamente los padres hemos reconocido la necesidad de mejorar nuestra formación para poder educar a nuestros hijos con mayores garantías.
Educar hoy es diferente. Precisamente se centra en justificar por qué son necesarios las escuelas de padres, y en explicar qué ha cambiado, y las ventajas e inconvenientes de educar hoy día. No es mi intención asustar a nadie, ni enviar un mensaje negativo. Al contrario, este es un mensaje positivo, porque hay medios para hacerlo muy bien (si se quiere, y se sabe, hacer), pero al menos hay que ser conscientes de la situación.

EDUCAR HOY ES DIFERENTE
Educar hoy es diferente principalmente por los cambios en el entorno, pero también por los avances en educación y pedagogía.
Entorno diferente, muy distinto del que vivimos en nuestra infancia:
. Más amenazas, el entorno está mucho menos controlado por la familia ahora que hace 20 ó 30 años.
. Más estímulos y fuentes de influencia (medios de comunicación, Internet, móviles); más información accesible sin controles.
. Diferente organización familiar: "madres trabajadoras, menos hermanos".
. Mucha injerencia y regulación de la sociedad y el estado; imposición de modos de vida y pensamiento externos a la familia (hoy es delito educar con cachetes, por ejemplo, por mucho que se quiera el bien del niño). Interés por transmitirnos ideologías, aunque no tengan nada que ver con la formación global de la persona y su estilo de vida, y quienes las distribuyen ni siquiera las vivan (ejemplo de ricos artistas comunistas y ricos empresarios socialistas, etc.).
. Carencia de referentes morales. Todo el peso recae exclusivamente en la familia, y si esta no los aporta, no hay nada. Nula formación religiosa o sobre el bien y el mal (relativismo).
. Nula educación de la voluntad, se extiende dejarse llevar por sentimientos de procedencia normalmente fisiológica, muy influenciables física y químicamente, que tienen más que ver con el origen animal que con la capacidad racional de la persona.
No hay una verdadera educación afectivo-sexual. Fracaso sonoro de la sociedad (aumento brutal de familias rotas, embarazos imprevistos, abortos, enfermedades de transmisión sexual), dominada por soluciones ideológicas a las cuestiones de los jóvenes.

AVANCES EN EDUCACIÓN, MOTIVACIÓN E INFLUENCIA (para profundizar en diferentes sesiones)
. Periodos sensitivos: descubrimiento de las etapas del desarrollo más adecuadas para cada tipo de aprendizaje.
. Crisis típicas conocidas y estudiadas: a los 2 años, 6 años, adolescencia, matrimonio, se conocen las causas generales y las soluciones están al alcance.
. Uso de educación positiva y refuerzo positivo (con exigencia y búsqueda de mejora continua) frente al refuerzo negativo y las impresiones marcadas en el cerebro (trátales como quieres que sean, no como son). No hablamos del niño egoísta, sino de qué debe hacer para ser generoso.
. Se conoce la necesidad de los niños pequeños de ver físicamente sus éxitos y progresos: los niños responden extraordinariamente bien a esta motivación positiva, especialmente cuando se acompaña de soportes físicos (pegatinas, dibujos, etc.). Los adultos también necesitan esas motivaciones visuales, y se utilizan en empresas (gráficos de evolución y rendimiento, etc.).
. Educación preventiva y formación de hábitos: es dificilísimo desbancar del cerebro ideas asentadas tempranamente (algún ejemplo, como que nos cuesta asumir que Plutón no es un planeta)
. Educación personalizada; cada uno ve el mundo a través de sus propios ojos, por lo que requiere soluciones diferentes (ejemplo: hermanos educados de "igual manera" que son muy distintos)
. Educar para el futuro; es mucho más fácil. Los hijos son libres, pero tienden a querer hacer aquello que se les da bien, y eso se puede ir plantando desde muy pequeños.
Muchos de estos avances se están utilizando para manipularnos desde el marketing, la publicidad, la política... lo que debilita mucho nuestra posición frente a grupos fuertes, pero tenemos una ventaja: somos el primer referente para nuestros hijos, y quienes de verdad quieren lo mejor para ellos.
En conclusión, la educación intuitiva que nos aplicaron nuestros padres, que es lo que conocemos, ya no sirve (su entorno era más controlado y tenían más influencia, podían ser más autoritarios). Tenemos que aprender cómo educar en el mundo actual, y eso, a día de hoy, sólo se enseña en escuelas de familias y algunos buenos libros.
Además, no valen excusas: ni falta de tiempo, ni poco dinero, ni estrés, ni cansancio... ¿no son nuestros hijos y nuestras familias lo más importante? ¿y qué es lo mejor que podemos darles a nuestros hijos, que no sea formarles para convertirles en personas libres, con criterios y valores, preparadas para enfrentarse al mundo cuando llegue el momento, dentro de una familia feliz y unida?
Nuestros hijos se merecen que hagamos cuanto sea posible por dárselo, porque no podemos dejarles solos ante una situación tan difícil de manejar.
Y respecto al matrimonio y la pareja la situación es muy similar. Llegamos al matrimonio con una formación mínima sobre lo que es la convivencia y la vida de pareja, pensando que con amor se arregla todo, que es verdad, pero sin saber cómo conseguir que el amor siga siempre ahí o ni siquiera qué es amar. También veremos temas específicos de la pareja y la mejora que supone asumir como padres un papel más activo en la educación de los hijos.

 


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad