El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

ESTA ES LA ROPA QUE DEBEN USAR LOS NIÑOS DURANTE SU INFANCIA

Los infantes son muy susceptibles a las impresiones del frío, y por eso, se debe tener mucho cuidado en cuanto a la ropa que se le ofrezca, especialmente cuando el niño está aprendiendo a caminar. Desafortunadamente, hay una opinión prevalente en la sociedad que dice que el niño joven tiene un poder natural de generar calor y resistir al frío. De este error popular surgen los resultados catastróficos. Esta opinión ha sido validada por los efectos retardados del frío en el sistema. De esta manera, el resultado fatal se asocia con una causa errónea, y se hunde al infante en un tratamiento equivocado.
El poder de generar calor en los animales de sangre caliente es mínimo al nacer, y va aumentando a medida que se va volviendo adulto. Los animales jóvenes, en vez de ser más cálidos que los adultos, son generalmente uno o dos grados más fríos y tienen la capacidad de retener el calor. Éstos son hechos generalmente desconocidos. Muestran lo absurdo del sistema de “endurecimiento” de la constitución (al que nos hemos referido antes), que induce al padre a darle pequeños baños fríos en todas las estaciones del año al niño y a exponerlo al frío del invierno con poca ropa.

LOS PRINCIPIOS QUE DEBERÍAN GUIAR AL PADRE PARA VESTIR A SU HIJO
Son los siguientes:
. El material y la cantidad de ropa deberían ser suficiente como para preservar una proporción de calor en el cuerpo, y evitar que lloren, y debe regularse dependiendo de la estación del año y de la delicadeza o fortaleza de la constitución del infante. Al poner esto en efecto, el padre debe evitar la común práctica de envolver al niño en innumerables capas de ropa y mantenerlo constantemente confinado a cuartos demasiado calientes y cerrados. No hay nada que debilite más la constitución, que induzca enfermedades y que vuelva la piel demasiado susceptible al frío; que producir una barrera para aquellas fuerzas a las que se quiere combatir.
. Las ropas deberían estar puestas de manera tal de que el niño se pueda mover con libertad. Además de estar lo suficientemente sueltas como para permitir que la transpiración tenga una salida, en vez de confinarse y que sea absorbida por la ropa, quedando en contacto con la piel, hasta que devenga en una irritación. En cuanto a la calidad, debería ser de una tela que no irrite la piel delicada del niño. En la infancia, la franela puede ser demasiado áspera, pero es deseable a medida que el niño vaya creciendo, ya que le da un estímulo a la piel y mantiene la salud.
. En cuanto a la construcción del vestido, debería ser lo más fácil de poder poner. El acto de vestir puede ser algo que el infante no disfrute, y esto puede causar que llore y que lo excite al punto que se irrite. No debería usarse ningún tipo de alfileres, ya que se pueden pinchar tanto la niñera como el infante. Sus ropas deben ser cambiadas a diario. Es importante para la buena salud que se haga un completo cambio de vestido cada día. Si esto no se puede lograr, lavar al niño perderá en su objetivo, especialmente el de liberar la piel de las enfermedades cutáneas.


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad