El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

LA ROPITA DEL BEBÉ

El nuevo bebé no sólo necesita mucho amor y cuidados. La ropa también es importante, pues se debe conocer la tela más adecuada y la mejor forma para ponérsela.
Para elegir la tela, es necesario que tomes en cuenta el clima y su suavidad, pues debe ser lo más delicada posible para que no cause alergias en la piel del bebé y no la irrite. Además, es fundamental que el tejido permita la oxigenación de la piel.
Por eso, las fibras naturales son altamente recomendadas tales como el lino o el algodón. Este último es ideal ya que es muy suave, permite la transpiración, soporta muchos lavados y resulta económico.
Además, estas prendas tan especiales deben ser siempre holgadas para que no provoquen irritación al contacto con la piel y para que el bebé tenga toda la libertad de movimiento que necesita, especialmente en sus manitas y pies.
Este tipo de vestimenta debe ser delicada y no debe tener hebras largas o tejidos como la lana o la piel ya que el cuerpito del bebé se irrita muy fácilmente. Además, no debe tener muchos adornos, pues pueden molestar al niño y si se desprenden existe el peligro de que se los trague.
En el caso de la ropa interior -como las camisetitas o bodys- se recomienda que sea ajustada al cuerpo, pero que no tenga elásticos muy fuertes y otra vez, debe dársele preferencia al algodón.
Una prenda que no puede faltar nunca en la vestimenta del bebé es el babero, para que absorban las babas, las posibles regurgitaciones y para utilizarlo como servilleta a la hora de la comida.
Cuando llega el verano, es importante que las madres dejemos de preocuparnos del frío que el bebé pueda tener y lo vistamos con ropa fresca y cómoda. Para eso, las más adecuadas son las camisetitas de manga corta o de tirantes, los monos (mameluco) de tirantes y sin camiseta, un sombrerito o gorrita que lo proteja del sol, y pantaloncitos cortos.
Otra buena idea en verano, puede ser andar al bebé sólo con pañales y camiseta. Si se le va a poner medias, deben ser de algodón, nunca de lana, pero es preferible que se elijan sandalias.
Para una mayor facilidad a la hora de vestirlo y cuando se le cambia el pañal, o para hacerle la higiene en la tarde, es mejor que tanto las camisetitas como los jerseys o conjuntos completos se puedan abrir en la espaldita. Esto posibilitará además que el abdomen y pecho de tu bebé estén cubiertos, lo que lo protege del aire y de resfríos.
El lugar más seguro para vestirlo es sobre la cama. Utiliza un protector o cambiador bajo el niño para prevenir que moje la cama, pues es común que esto ocurra. Estos protectores son superficies suaves de tela impermeable, que permiten que vistas y cambies a tu niño en cualquier lado.
Para evitar cualquier alteración epidérmica en tu bebé, debes tener un gran cuidado con los detergentes que utilices para lavar su ropita. La mejor opción son los jabones suaves. Bajo ninguna circunstancia se debe usar el cloro o el suavizante en esta pequeña ropa, pues es delicada y puede romperse, y los restos de estos productos pueden dañar la piel del bebé.
Ahora ya sabes cómo vestir a tu bebé sin poner en peligro su piel y sin comprometer su comodidad. Y si además, le das todo tu cariño y atención, te garantizamos que será un bebé feliz.


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad