El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

MAMÁS VS. NANAS

Imagínate una nana que cuida bien a los niños, pero que te hace quedar mal con tu pareja, o lo que es peor, tu esposo empieza a preferir que sea ella quien atienda a sus hijos, y con ello usurpa tu rol de madre, y además, que los niños quieran permanecer mas tiempo al lado de ella que a tu lado. Para evitar que esto suceda, la nana debe ser muy bien “elegida”.

Una nana debe proveer el cuidado básico-observar, alimentar y bañar- al niño si aun es muy pequeño; a su vez, calmar sus temores y su ansiedad, su dolor, y estimular su desarrollo físico y mental. Pero no solo eso, porque una nana de confiar-en principio- es aquella que te mantiene “conectada” con tus hijos, es decir, informada de las actividades diarias y de los hechos mas importantes mediante notas o pidiéndote unos minutos para conversar. Ella entenderá que necesitas saber que están haciendo ellos y si están bien o tienen problemas en algún aspecto. En resumen, es ella quien trabaja en equipo contigo.
Claro esta que no todas las personas tienen la misma personalidad, pero no debemos contratar nanas que se ubiquen dentro de las siguientes características, que define Tomas Angulo, terapeuta y especialista en Crecimiento Emocional de Parejas y Desarrollo de la Sexualidad Humana.

LA NANA PERFECCIONISTA
Esta dotada de un gran despliegue de acción y orden. Le gusta encargarse de todo, es organizada y planifica su día; es entretenida con los niños, pero piensa que tú no podrías hacer lo que ella hace. Puede ser sumisa; sin embargo, cuando tú no estas, aprovecha para hacer comentarios con tu pareja sobre lo que te falto hacer o lo que no pudiste hacer con los niños.

LA HIPERPROTECTORA
Vigila, atiende y es tan responsable con tus hijos que te genera confianza y estás dispuesta a dejar recaer en ella un sinnúmero de responsabilidades, ya que sabes que cuida a tus hijos con cariño y dedicación. La parte negativa es que resulta muy consentidora y no pocas veces indulgente, al punto de desautorizar las normas de disciplina de la casa. Desde luego, los niños la prefieren antes que a mamá.

LA INFIDENTE
Es buena para escucharte. Te observa, te atiende y casi siempre te pregunta: “¿Cómo está señora, como le ha ido?”. Gana tu confianza, pero no sabes que asume la misma actitud con tu esposo, porque lo que busca es enterarse más allá de la cuenta para luego dar su opinión. Esto trae casi siempre problemas en la relación con la pareja.

¿CÓMO ELEGIRLA?
Una cosa que no debemos pasar por alto es pedir las referencias posibles sobre su trabajo e incluso su propia experiencia –en caso de tenerla- como madre.
Es muy difícil saber en contadas horas si se ha realizado la elección acertada, pero hay señales que nos ayudan a darnos cuenta.
Tomas Angulo nos da algunas pautas, pero tu instinto es el que manda. Si sientes un “no sé qué” respecto a ella, es mejor que vayas buscando otras alternativas.
. Tu bebé muestra entusiasmo, alegría o emoción cuando la ve. Los niños gustan de pasar más tiempo con su nana si ella es calida, paciente y amorosa.
. Tiene ideas creativas para resolver problemas y trabaja en simultáneo contigo para darle el mejor cuidado a los niños. Si tu hijo dibujo en la pared, ella hallara una alternativa que le permita disfrutar de esta actividad “artística” sin que implique acostumbrarse a los rayones en las paredes de la casa. De la misma forma, una buena nana te aconsejara en situaciones complicadas, como cuando, por ejemplo, tu bebé no puede conciliar el sueño.
. Es puntual. Y si tiene un inconveniente, avisa con suficiente anticipación para no tomarte desprevenida.
. Tu bebé está usando palabras nuevas-¡buenas!- que tu no le has enseñado. Las mejores niñeras encontraran formas de satisfacer la curiosidad de los niños por medio de cuentos, juegos, actividades e incluso ayudándolos a acrecentar su vocabulario.
. Quien cuida a tu hijo debe mantener buenos hábitos de higiene, porque los niños aprenden con ejemplo.
. Para una buena nana, la seguridad es prioritaria tanto en casa como fuera de ella; por ejemplo, tomará la mano de tu hijo al cruzar las calles, mantendrá los productos de limpieza lejos del radio de acción de tu niño, etc.

 


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad