El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

PREGUNTAS QUE SE DEBE HACER EN UNA ENTREVISTA A UNA NANA

¿QUÉ SE LE DEBE PREGUNTAR A LOS EX EMPLEADORES?
Es recomendable indagar en tres áreas: relación con los niños, por qué se fue y su desempeño general, es decir, su capacidad de desenvolverse con las labores de un hogar. Si ha trabajado 10 años en una casa, es estable, y eso habla bien de ella. Si ha picoteado dos meses aquí y tres acá, tiene un problema para establecerse.

¿QUÉ SUCEDE SI NO HA TRABAJADO NUNCA?
No hay que descartar al alguien porque no tenga experiencia. La gente joven es más moldeable, tiene más iniciativa y ganas de hacer las cosas bien.

¿ADEMÁS DE SUS EXPERIENCIAS ANTERIORES, INTERESES Y QUÉ SABE HACER, QUÉ MÁS PREGUNTAR?
Partir diciendo que para la mamá es muy importante conocerla, ya que su rol será muy preponderante en la casa, esto para que no se sienta amenazada. Pedirle que se describa a sí misma. Si es sumamente perfeccionista y exigente, tendrá poca tolerancia a todas las demandas que hacen los niños.
Examinar cosas básicas, por ejemplo, si no ha tenido hijos, preguntarle por qué. Suena muy burdo, pero hay personas que no filtran y son capaces de decir que no, porque no tienen paciencia. También que hable sobre su vida personal, si es estable, cómo ha criado a sus hijos, cómo se educó ella, etc.
La información obtenida permite saber si su vida interferirá en su trabajo. De toda esta conversación, la mamá tiene que escucharse a sí misma, si no da confianza, no es la persona.

OTRAS PREGUNTAS SUGERIDAS
1. ¿Qué funciones tenías en tus trabajos anteriores?, ¿Por qué dejaste de trabajar allí?, ¿Cuánto tiempo permaneciste en cada uno de tus trabajos? Con estas preguntas podrá explorar su experiencia previa y conocer su nivel de compromiso, tolerancia para manejar situaciones laborales, etc.
2. Háblame del niño que cuidabas, ¿Cómo era?, ¿Cómo se comportaba? Si ya ha trabajado cuidando niños pídale siempre que hable del niño que cuidó, haga momentos de silencio que le permitan a la candidata extenderse y dar información sobre el vínculo con ese niño, su manera de referirse a él, observe qué imagen trae como niñera del niño que estuvo a su cargo (observe que no descalifique al niño o su conducta).
3. ¿Cómo era tu relación con las familias que trabajaste? Pregunte sobre la relación de la niñera con las familias para las que ha trabajado, observe que no descalifique ni hable con tono de juicio acerca de sus antiguos “patrones”, es importante también que no mencione intimidades o haga referencia a cosas personales de la familia que no agregan nada a su reporte e impresionan a manera de chisme. Escoja personas prudentes y respetuosas que no hablan mal de los demás y saben hacer referencia a sus antiguos trabajos hablando de sus aprendizajes.
4. ¿Qué te motivó a trabajar como niñera? Explore qué la motivó a elegir el trabajo de cuidar niños. En esta respuesta se debe evaluar el gusto genuino por los niños, especialmente los bebés y la conciencia sobre la responsabilidad que implica su labor, deben observarse con atención respuestas vagas, imprecisas que denoten desconocimiento de esta tarea o respuestas que denoten un interés sólo económico o circunstancial (“venirme del interior” por ejemplo).
5. ¿Cuáles son tus expectativas del trabajo con un bebé? Es importante conocer cómo se imagina un día con un bebé, cómo se imagina la rutina, las exigencias, cómo se imagina el trabajo. Esto nos permite saber qué tan cercanas están sus expectativas a la realidad o qué distantes, de allí se podría predecir su adaptación al trabajo.
6. ¿Qué cualidades consideras que debe tener alguien que trabaje con bebés? Evalúe que la persona conozca la responsabilidad que implica, que sepa que no se trata de una tarea “sencilla”, es muy importante que haga alusión a cualidades como paciencia, cariño, respeto y responsabilidad. Pídale que ejemplifique las cualidades que considera importantes con alguna experiencia personal. Observe con atención respuestas cómo “eso depende de la familia con quien uno trabaja” o “depende de lo que le guste a los padres” pues de esta manera dan a entender que se centran en agradar a los padres más que en estar conectadas con las necesidades del bebé.
7. ¿Qué cuidados básicos de un bebé puedes manejar? Indague si posee conocimientos acerca de la rutina de un bebé (aseo, cambio de pañales, alimentación, gases, sueño, estimulación). Esta exploración es meramente informativa pues dichas habilidades pueden ser aprendidas con facilidad con un buen modelaje y supervisión de la madre.
8. ¿Qué es lo que consideras más difícil, duro, agotador, delicado, etc., del cuidado de un bebé? Con esta pregunta conocerás sus niveles de tolerancia en general y la posibilidad de adaptarse a tu bebé.
9. Cuéntame alguna situación difícil que hayas vivido como niñera y cómo la resolviste. Evalúe aspectos relacionados con su iniciativa y responsabilidad. Explore su actuación en casos de emergencias (mayores o menores), accidentes, enfermedades o cualquier contratiempo significativo.
10. ¿Qué es lo que más le ha gustado de su experiencia cuidando niños? Explore si para la candidata la experiencia ha sido grata, considere positivo las referencias a “haber dejado aprendizajes/enseñanzas en el niño” o “haber brindado y recibido afecto del niño y de su familia”.


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad