El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Zodiaco para bebés y niños
Horóscopo chino para bebés
Educación inicial: Nidos, kinder
Educación primaria
Educación secundaria
Educación superior
CEO, CETPRO
Educación para adultos
Educación especial
Estimulación temprana
Talleres y cursos libres
Vacaciones útiles
Escuela para padres
Pediatras
Odontopediatría
Nanas, niñeras
Peluquería infantil
Centros de recreación
fiestas infantiles
Decoraciones infantiles
Disfraces
Ropa para bebés
Ropa para niños
Fotografía artística
Juguetes didácticos
Cds de música infantil

 

QUE SEÑALES NOS BRINDA UNA BUENA Y MALA NANA

SEÑALES DE QUE ES UNA BUENA NANA


1. Tu bebé muestra entusiasmo, alegría o emoción cuando llega la nana: los niños suelen desear pasar tiempo con su nana si ella es cálida, paciente y amorosa.
2. Tu hijo no para de hablar (o preguntar) sobre ella: tal vez encuentres una buena nana que hace todo lo que se supone que debe hacer, pero si no disfruta de estar con niños, ellos lo notarán. Su amor por este trabajo es notable cuando es real.
3. Tiene ideas creativas para resolver problemas y trabaja contigo para darle el mejor cuidado a tus hijos: si tu hijo dibujó en la pared, ella hallará una alternativa que le permita disfrutar de esta actividad “artística” sin que esto implique acostumbrarse a los rayones en las paredes de la casa. De la misma forma, una buena nana te ayudará o aconsejará en situaciones complicadas, como cuando no puedes dormir a tu bebé. Si muestra interés en apoyarte o si tiene iniciativa, es una buena señal de que toma en serio su profesión.
4. Una buena nana llega a tiempo: otro signo de que es confiable es la puntualidad. Asimismo, ella debe avisar con suficiente anticipación las veces que no pueda ir a cuidar a los niños, para darte tiempo de prepararte.
5. Te mantiene “conectada” con tus hijos: una buena nana te mantendrá informada de las actividades diarias o de los eventos más importantes a través de notas o pidiéndote unos minutos para platicarte. Ella entenderá que necesitas saber qué están haciendo tus hijos y si están bien o tienen problemas en algún aspecto.
6. Tu bebé muestra interés por varias actividades, y es posible que utilice nuevas palabras (¡buenas!) que tú no le has enseñado: las mejores niñeras encontrarán formas de satisfacer la curiosidad de los niños a través de cuentos, juegos, nuevas actividades, e incluso enseñándole nuevo vocabulario para que puedan expresarse. y como estas actividades le resultarán tan divertidas a tu bebé, es muy probable que no tarde en mostrarte sus nuevas “proezas”.
7. El cuarto de tu hijo está limpio, tanto tu propio hijo: un ambiente limpio no solo es prolijo sino que también es más saludable. Tu niñera debe mantener buenos hábitos de higiene alrededor de tu bebé si es realmente confiable.
8. Los accidentes no son frecuentes: si tienes una buena niñera en casa te darás cuenta por que tu bebé no tendrá muchos accidentes en casa.
9. Para una buena nana, la seguridad es prioritaria. Ella tomará la mano de tu hijo al cruzar las calles, mantendrá los productos de limpieza lejos de las manos de tu bebé, y sabrá cómo sentar y asegurar a tu hijo en el asiento del auto.

SEÑALES DE QUE ES MALA NANA (¡ALERTA!)


1. Tu bebé no se muestra contento al ver a su nana o parece ansioso cuando ella llega: tal vez tu nana esté hablándole con dureza, o incluso puede estar maltratándolo.
2. Ha sufrido uno de los accidentes fácilmente evitables: una niñera debe mantener su atención enfocada al niño y saber qué está haciendo todo el tiempo para prevenir posibles accidentes. Si ves que se produjo un accidente de este tipo (una simple caída, por ejemplo) es posible que ella esté dejando a tu bebé solo de a ratos.
3. Le das instrucciones pero ella no las sigue: recuerda que la nana y tú están trabajando en “equipo” para darle el mejor cuidado a tu bebé, por lo tanto la niñera debe seguir tus instrucciones por más que les parezcan arbitrarias. Si quieres que tu bebé sea alimentado siempre a las 8 de la noche, ella deberá hacerlo a esa hora y no a las 7 de la tarde.
4. Llega tarde con frecuencia: esto demuestra falta de compromiso y puede ser señal de que no puedes confiar en ella. Recuerda que tienes todo el derecho del mundo de exigirle puntualidad a la persona a quien confías el cuidado de tus hijos.
5. Empieza a sospechar si el teléfono está ocupado con frecuencia cuando tú llamas a casa: tu nana tiene que enfocarse con exclusividad al cuidado de tus hijos y no “matar el tiempo” con llamadas, pues esto es una clara señal de desinterés por su trabajo.
6. Si tu hijo lanza groserías sin parar: es mejor que pongas atención a tu nana (a excepción de que alguien en la familia lo haga: tu pareja o tú misma). Los niños aprenden de lo que ven y oyen en casa y suelen repetirlo sin dificultad.
7. Si sus historias no son consistentes o suenan incoherentes: es posible que esté mintiendo u ocultando cosas. En este caso no dudes en decirle adiós y buscar una nueva nana. Una buena forma de conocerla es averiguando su pasado. Si en este encuentras hechos muy negativos referentes a la salud y bienestar de los niños (sus hijos, hermanos, sobrinos, etc.) entonces mejor evítala.
8. Tu instinto: a pesar de que como mamás a veces podemos exagerar por el cuidado de nuestros hijos, nuestro instinto pocas veces suele ser errado. Si sientes un “no sé qué” respecto a tu nana es mejor que pienses si vale la pena seguir teniéndola con ustedes o buscar una alternativa.

 


Volver a la página anterior

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad